Presbicia o Vista Cansada

senior

Llegamos a un restaurante y nos entregan la carta para decidir qué vamos a tomar, nos envían un mensaje en el móvil, nos disponemos a leer la etiqueta de un producto en el supermercado… situaciones cotidianas en las que nos damos cuenta de que los brazos se quedan cortos, de que  por mucho que entrecerremos los ojos, no conseguimos la nitidez buscada… la lectura se nos hace cada vez más difícil, sobre todo si hay poca luz… Y nos dicen que es normal, que a  partir de los cuarenta surge la presbicia y nos prescriben gafas.

Y cuando la visión es difícil tanto en la cercanía como en la distancia, se prescriben gafas progresivas, y no todo el mundo se adapta bien a ellas.

Lo malo es que después, nos damos cuenta de que las gafas hay que cambiarlas por otras de graduación mayor, porque nuestra vista se sigue deteriorando.

Ante esto, dos opciones, aceptar que es así y que no hay otro remedio o… querer  mejorar tú mismo la visión,  confiar que existe alternativa a las gafas y ponerse manos a la obra.

Si eliges lo segundo, te doy la enhorabuena y te propongo que vengas a descubrir un auténtico tesoro para tus ojos y para ti. Hace algo más de 100 años, un oftalmólogo americano, llamado William Horatio Bates, no satisfecho con la solución tradicional a los problemas de visión,  y tras más de treinta años de investigación, diseñó una técnica de educación visual que permite mejorar la visión de forma natural.  La visión es una condición variable, y está en función no sólo de nuestro estado físico, sino también de nuestro estado mental y emocional. La tensión mental y los hábitos visuales incorrectos derivados del estilo de vida, perjudican la visión.

El método, que ya ha ayudado a miles de personas en el mundo a mejorar su visión, se basa en una toma de conciencia de cómo usamos los ojos y,  a partir de ahí, aprender a usarlos de la manera en que la naturaleza los diseñó para hacerlo. Aplicando los principios de su método, el Dr. Bates curó su propia presbicia.

A través de prácticas visuales sencillas podemos estimular las funciones visuales básicas para recuperar la visión de cerca y aprender a descansar los ojos para que, desde la relajación, puedan funcionar de forma natural.

Be first to comment